viernes, 31 de diciembre de 2010

Se va otro año...¡Y qué!

Los últimos días me ha dado por revisar un montón de blogs, algunos conocidos, otros que entraba por primera vez, y me he dado cuenta de lo quejica que se vuelve la gente estos días. Navidad siempre ha sido una época un tanto peculiar, donde muchos vuelcan sus frustaciones de todo el año y despotrican sobre lo mal que les ha ido todo (ya sea a titulo personal, profesional, sentimental o familiar) y lo bien que les va a ir el nuevo. Bueno, es uno forma de tomarse las cosas, yo había hecho lo mismo en su día, pero la única verdad es que MAÑANA ES IGUAL QUE HOY.

Cuando en unas pocas horas entre el 2011 nuestra vida no cambiará por completo a no ser que haya una epidemia masiva, un outbreak zombi, un ataque alienígena o una catrástrofe a escala planetaria (lo que espero no suceda ya que el 90% de la población estará pedo o en estado lamentable).

¿Habéis pensado alguna vez en simplemente decir las cosas buenas? Porque siempre hay algo bueno, es imposible que todo lo que le sucede a una persona durante 365 días al año sea malo. Yo este año he conocido a gente increíble, me he pegado unos conciertos de la hostia, he reido como el que más con los colegas y he recuperado algunas amistades perdidas. Y al igual que yo seguro que vosotros tenéis vuestro granito de arena positivo.

No voy a entrar en resúmenes porque a decir verdad, hoy estoy un poco vago. Lo único que quiero es desearos una feliz entrada de año. Gracias por haber visitado este blog durante el 2010 y espero veros por aquí el año que viene.

¡Feliz año!